Recubrimientos en polvo: una solución de acabado respetuosa con el medio ambiente

Los recubrimientos en polvo de Interpon son reconocidos mundialmente por sus soluciones sostenibles y respetuosas con el medio ambiente.

Los recubrimientos en polvo son pinturas sin disolventes, que se aplican principalmente sobre metal y otras superficies conductoras. Se presenta como un material sólido en su caja. Se aplica al sustrato mediante pistola electrostática o lecho fluidificado. Después de pulverizar, se polimeriza a una temperatura elevada (entre 110-200°C, 225-400°F). A esta temperatura prescrita, el polvo se funde, fluye y reacciona hasta formar un recubrimiento sólido.

Los recubrimientos en polvo se han desarrollado y expandido dentro de la industria de los recubrimientos desde su primer desarrollo, en la década de los 60, hasta convertirse en la fuerza innovadora que conocemos hoy en día.

La conciencia por el medio ambiente a nivel mundial ha dado lugar a una legislación que alienta a las empresas a encontrar alternativas de recubrimientos más ecológicas. Los recubrimientos en polvo de AkzoNobel no contienen compuestos orgánicos volátiles (VOC) ni metales pesados tóxicos como pueden ser el plomo o el cromo (VI).  La innovación continua ha conducido hacia una evolución en aspectos importantes como la facilidad de aplicación, la calidad del acabado y la rentabilidad.

En AkzoNobel, estamos orgullosos de la reputación de nuestros recubrimientos en polvo Interpon. Nuestra reputación se fortalece con el desarrollo continuo y la innovación. Nuestros recubrimientos en polvo se emplean para decorar, proteger y conservar miles de productos, desde los más pequeños a los más grandes, desde los de consumo a los industriales.  Muchos de nuestros productos se utilizan en marcas reconocidas internacionalmente.
 Nuestros clientes confían en ellos para iluminar, proteger y preservar sus productos, edificios, oficinas y fábricas.